Monday, October 16, 2006

Atando cabos

Yo ya no iba a escribir nada hoy.
Porque ya es tarde. Y porque no debo desvelarme los domingos.
Porque vivo con el condenado karma de no poder levantarme nunca a tiempo los lunes. Y de cargar arrastrando cual pesado lastre el desvelo dominguero durante toda la semana.
Pero no me pude resistir.
La vida sigue y por más que invoque "¡serenidad a mi!" (con voz de trueno, choque de anillos y toda la cosa), surgen de pronto señales inequívocas de que pese a una aparente ecuanimidad y esfuerzos varios por mantener el equilibrio, hay cosas dentro de mi que se mueven más allá de mi control y mi voluntad.
Atando cabos les cuento:
- hace casi dos años que evitaba el vino tinto por razones migrañosas. Recientemente me había atrevido a tomar apenas una copa, pero siempre temiendo el ataque del demonio cortacabezas.
- hace muchos meses (desde aquella grandísima y vergonzosísima borrachera que me puse en la boda a la que acompañé a mi BuddySoCute! en marzo)que no dejaba elevarse mis niveles etílicos más allá de lo que apenas fuera mínimamente perceptible.
- hace quizá años que no me permitía cantar en una fiesta de amigos, nomás por el gusto.
Pues bien, el viernes pasado, en la despedida de la Diseñadora Argentina (que nos deja pero nomás poquito) me relajé, tome tinto (mucho, muchísimo), me puse una de esas jarras ricas ricas y canté para mis amigos. Y no me dio migraña. Vamos, ni siquiera me dio cruda.
Extrañada estaba a la mañana siguiente de no sentir los estragos de tanto exceso (antes de que nadie me diga ñoña, tome en cuenta los parámetros anteriores), cuando en la radio escuché a un locutorcete de octava que a falta de algo inteligente que decir cantinfleaba a propósito de la fecha: "En esta bonita y despejada mañana de sábadoooo... ¿qué día es hoy, chaparrita? ah, si, sábadocatorcedeoctubreeeeee..."

Y entonces --de sopetón-- lo entendí todo.
El viernes había sido trece de octubre.
Y es que justo el trece de octubre de hace 5 años tuve a bien contestar que si a un montón de preguntas que me hicieron un padre y un juez a propósito de promesas y futureadas de lo más inocentes. Jaaaaaaaaah.

Ande, chiquitita. ¿no que muy machina? ¿no que todo superado? ¿no que nooooooo?
Diablos. Juro que no me había dado cuenta. Vamos, hace mucho que no pienso en eso. Yo creía que era historia pasadísima.

Mi deducción es que nuestro subconsciente (o al menos el mío, pa no generalizar) está mucho más al tiro de lo que pensamos, y nos sabotea --bajita la mano-- lo que de verdad somos o queremos hacer, o lo que nos merecemos, o nos hace creer que no nos lo merecemos, o nos castiga, o un buen día (exactamente cuando se cumplen 5 años, por ejemplo) nos perdona y nos libera... así de plano.
Y me surgen varias dudas:
¿de dónde chingaos habré sacado yo que a los 5 años se cumplía mi condena-penitencia por el error de haberme casado?
¿de dónde que hasta entonces podría dejar de castigarme y de sabotear mis ganas de pasarla bien sin consecuencias chafas?
¿por qué diablos mi subconsciente se pone punk si mi consciente aunque reconoce el error ni se arrepiente, ni lo ha vivido como una gran tragedia?
¿me quieren volver loca?
¿ya lo lograron?

¿O más bien una cosa no tiene nada que ver con la otra y nomás estoy viendo moros con tranchetes...?
También puede ser. Que ni qué.

13 comments:

Daria Zen said...

Mi estimada:
Tú sabes que yo soy ese tipo de personaje que hace rato dejó de lado su escepticismo y racionalidad, por lo que no puedo opinar sino en este sentido: lo que sucede, conviene o en la vida no hay casualidades. No me detendré demasiado en explicar estas frases. Pero te comento que yo el viernes, quién sabe por qué misteriosas razones, tuve muy presente esa fecha y ese recuerdo (incluida la chocoaventura de ramos). Mucho. En fin.
A mí me da mucho gusto que hayas roto el maleficio, que hayas conjurado la maldición y ahora cantes y tomes tinto otra vez. A ver si para la próxima me invitas.
Besos

Miss Neumann said...

Darling: eres LIBRE!!!!!!! disfrutalo!!!! el viernes 13 no es de mala suerte, al contrario, para nosotros los judios es SUPER sagrado!!! asì que ustè disfrute!!! y ya que no tiene estragos con el vino tinto ni con las borracheras, porfavor paseme los tips y que quede claro ME DEBES UNA BORRACHERA!!!

Besisisisimos

Bob Guijarro said...

Hola, María, sí, creo que me caerá bien este tiempito "a-la-Earl", tratando de reparar males pasados, a ver sí así el karma me perdona. Ahora estoy en Cuernavaca, me acabo de enterar de que la persona que vine a ver, quién estuvo a punto de ser mi mujer hace 7 años, se acaba de divorciar. Que padre que juites a los LA's. ¿Es simpático el Negro?, ¿no es muy mamila?. Gracias por tus deseos. Por cierto, hoy me tomé una copa de tinto a la cena. Y créeme, disfruté mi compañía en exceso. Así que salud, querida!.

Anonymous said...

Alguna vez fui con un psicoanalista que me recomendo la analista de mi ex (error) después de haber pasado un año en terapia de pareja (al final nos divorciamos). En fin, lo único rescatable de la terapia con el analista fue la frase "el incosciente es siniestro, a diferencia del yo, esta más consciente de todo lo que sucede y cuando menos te das cuenta...zas el zancadillazo". Pero realmente quería felicitarte porque al leerte parece que el duelo que has tenido que pasar es un tema superado. Enjoy life

Nacho said...

Yo creo que tu solita te habías impuesto esa carga sin darte cuenta, y ahora -también sin darte cuenta- te has liberado de ella, y que bueno, para que podamos todos los que te queremos invitarte una copa de vino, y cantar a todo pulmón contigo.

Un beso grande (osea tronador).

Mister gonX said...

Vaya, vaya.

Hasta ahora descubro que el subconsciente es ese macabro ente que se encarga de destrozar los domingos al cargarnos con crudas terroríficas y apocalípticas.

Tons yo tengo muchos quinquenios que terminar para que el subconsciente deje de provocarme LA cruda con el vino tinto (y con la chela, y el vodka, y el ron, y la charanda, y el anís).

En lo que averiguamos de cierto eso del subconsciente traidor Ud no se preocupe. Seguramente ahora que bebió vino tinto bebió del bueno. De ese que cuesta unos quinientos dolares la botella. Y yo quiero compartir una copa con Ud... de vino.

Un abrazo largo. No, mejor dos.

es mi nombre Berenice said...

Wow, somatización de cuidado. Ojalá no sea circunstancial y te hayas liberado del todo.

María said...

Daria querida: si si, que convenga esto que sucede. Qué chistoso que te hayas acordado el viernes. Fíjate que por mi mente ni de pasadita vino ese recuerdo, jaaaah, de haberme acordado quizá lo hubiera comentado con El Editor, que hacía justo 5 añitos departía y brindaba conmigo igual, pero diferente, ja. En fin, roto el maleficio, organicemos la próxima velada de vinito y canciones. ¿cuándo puedes? Besos.

Miss Neumann: Librísima. Y si, NOS debemos una borrachera, pero me parece que el 28 tal vez no sea el mejor día para ponérnosla... jaaaaah. mmm, ¿cuándo? Más besos pa tí.

Bob: es duro, pero los ratos de introspección siempre vienen bien. Qué bien que andes cerca (y si la estás pasando bien ;) cuánto mejor) a ver si un fin de semana te escapas y se arma el café o algo, no?
Lo de los LA's estuvo güenogüeno, y del Negro, que conmigo fue un tipazo, me enamoré. Otra vez, chale. ;)

Usuario anónimo, es una gran verdad eso del subconsciente siniestro, a veces apena entenderlo hasta después de un divorcio (o semejante). En fin, gracias por felicitarme, porque sí: es un duelo superado. Espero que tú hayas brincado también ya el tuyo. Saludos.

Nacho de mi corazón: Ay si, todo yo, todo yo. Chale, pero igual tienes razón.
Bu.
Ja. Anda invítame pronto, y cantamos.
Beso estruendoso.

Respetabilísimo MG: pues si, es posible que alguno que otro ciclo tenga usted por terminar para darse cuenta de que va dejando de sabotearse la posibilidad de pasarla bien. Ja. Digo, más allá de crudas y vanalidades, no?
Me halaga, don, que tenga usted deseos de compartir una copa de vino con la que esto escribe. Faltaba más, yo puestísima.

Bere: callabocaloca, claro que no es circunstancial. Claro que ya me liberé del todo. Es más, desde antes, fíjate. Nomás que apenas me di cuenta el sábado.
Ay, qué aguafiestas eres, de veras.
Besos.

Juan Solo said...

Aaahhhh ese subconciente... eso de "Serenidad a mí!" me encantó, me recordó a los gemelos fantásticos, "en forma de Silla de hielo"; jajaja, quizá no tiene nada que ver pero a eso me recordó...

María said...

Juan Solo: jajajaja. ¡Exacto!: es un híbrido de Johnny (de los 4 fantásticos) que gritaba "¡Llamas a mi!" con voz de trueno y el choque de anillos de los gemelos esos (fantásticos, también) que podían convertirse en lo que quisieran. Ja. Otro balconeo de mi subconsciente.

es mi nombre Berenice said...

Shame on me.
¡Lo siento!

Anonymous said...

Y te fue bien...
La maldición por mal casarse es como de catorce años, tirando por lo bajo.
Jajajajaja.

Anonymous said...

Espada del augurio, quiero ver más alla de lo evidente.

Podría decir cualquier otra cosa, pero como que lo que escribes es muy personal, aunque lo compartas con el mundo.

Así que diré cualquier otra cosa.

Creo que la no resaca significa; liberación, página que se queda atrás, ciclo de lavado terminado, reinicie para finalizar la instalación...