Wednesday, May 17, 2006

De salas, sapos y besos enmerengados


A ver, saldando deudas informo que nuestra chic sala roja llegó al hogar el martes antepasado, gracias a las eficientísimas gestiones del Honorable Sapo Vengador que consiguió la camioneta de su Cuñado Bailador con todo y amable-señor-chofer-fornido que nos ayudó de buen talante a su desinstalación, transportación y reinstalación. Cosa bonita.
Tanto gusto nos dio que la estrenamos esa misma noche: nos sentamos en ella comodísimamente a beber thé, una cosa de soya (poco rica, pero eso sí: muy sana), a comer pizza y las obligadas zanahorias de nuestras ocasiones especiales de pequeños (y no tan pequeños) logros. Con todo, sigue pendiente la inauguración oficial.

Ayer, en el showcase de un muchachillo del sureste que está por lanzar su disco, me encontré al excepcional batráceo. Con harto gusto invité al Señor Politofílico al que conocí recién. Estábamos sentados disfrutando de la vista nocturna del Zócalo, Palacio Nacional y Catedral, embebidos en amena charla (cual se ha vuelto rica costumbre con este chico) cuando sentí su mirada intensa y aguda (la del Sapo Vengador, claro está) gritándome "¡Zorra inmunda!". Jaaaaaaah.
Venía con su marido, así que tuvimos que guardar las formas y comportarnos como dos chicas decentes, educaditas y moderadamente sensatas. Cuando nos dirigíamos a cenar, el Señor Politofílico me preguntó cómo fue que nos conocimos.
Parece mentira, cualquiera jura que tenemos toda una vida de ser amigas. La conocí hace justo 3 años. Yo estaba a punto de divorciarme cuando entré a trabajar a una pequeña empresa donde ella llevaba ya unos meses produciendo los grandes eventos culturales de la ciudad. Al principio hablábamos poco, muy poco. Ella, rarita como es (todo hay que decirlo), se limitaba a saludarme con un apodo diferente cada día, en función de cómo iba yo vestida. Al quinto día, al ver que iban tres de ellos en los que yo iba de rayas en diferentes presentaciones, decidió no complicarse más la vida y llamarme Raya o Rayita. Al sexto, me invitó a un concierto al que yo no podía ir porque esa tarde debía sacar mis cosas del casi ex hogar conyugal y migrar para aterrizar como el Concorde en llamas en casa de mis padres. Hasta ese momento, gracias a mis cualidades histriónicas, nadie en la oficina sabía de mi situación. Una confianza irracional me hizo contárselo, serenísima, como si le estuviera diciendo que tenía pendiente una ida al super. Ella me miraba fija e incrédulamente. Hacía apenas unas horas, frente a los jefes, yo había departido y proyectado tener una vida y un matrimonio estable. Sus ojos azules se irritaron y con el brillo del llanto contenido me habló como una hermana. Me ofreció su casa para que yo no tuviera que recurrir a mis padres y volver a vivir con ellos en una situación tan complicada. En realidad lo que me ofrecía era su amistad y las puertas que me abría de manera tan incondicional como irracional (no olvidar que teníamos apenas 6 días de conocernos) eran las de su alma.
Desde entonces nos queremos y nos cuidamos. Es de estas relaciones que se van fortaleciendo por segundos, a pesar de que al poco tiempo dejó de unirnos el laborar en el mismo lugar, de que luego yo me fui a vivir lejos, de que ella se convirtió en una señora de obligaciones conyugales, de que no nos vemos tanto como quisiéramos... A pesar de que 'nos conocemos de hace poco'.
Parece mentira, cualquiera jura que tenemos toda una vida de ser amigas. Yo también. Quizá (alguna vez lo hemos comentado, ella y yo) fue en una vida anterior. En ésta, la conocí hace justo 3 años.

_______________________________



Hoy fue cumpleaños del Bacalao Apestoso, cumplió 3 años y festejamos con barra libre de chatarra, pizza casera y horchata (incluida autorización expresa de su mamá, La Mujer de los Ojos Hermosos para llegarle sin clemencia ni moderación), rodeados de pura familia y juguetes de Toy Story. No podría describir con justicia cuánto bien me hace compartir sus segundos, sus besos jodones y enmerengados, sus apapachos y sus risas. Soy su fan irremediable.

14 comments:

Nadal said...

Pero qué bueno que cuentes sapo vengador dentro de tu reparto de amistades!Esos golpes de suerte - o destino, vaya usted a saber - son maravillosos.

Miss Neumann said...

Y yo sigo diciendo: Qué bonito! Qué bonito!!!b

El Sapo Vengador said...

ni que decir zorrona! dichoso el destino que nos coloco en ese mismo infierno para descubrir que manuel a veces tiene la razon! que para la materia efimera no existe el factor tiempo y... QUE VIVA LA PESTAÑA! ... y la zanahoria tambien!

Vinnie Terranova said...

1. La sala se antoja.
2. Bonita historia la de tu amistad con el sapo vengador (curioso nick)
3. Bacalao apestoso...jajajajajajaja! que buena puntada!

Saludos Maria, insisto, se te lée contenta.

Nacho said...

Espero que no a todos los bautices así... que será de el día que platiques de tus amoríos pasados o presentes... les vas a poner:

"El charal de agua puerca"
"La trucha diabólica"
"El besugo desabrido"
"El gupi calenturiento"
o ya para cerrar "El pecostomus traga mierda"?

Mister gonX said...

...wow


María, por favor, hagamos jolgorio innagural.

O de perdis una foto del pez Tlayacapañero en su nuevo hábitat.

Dos besos para Usté.

Daria Zen said...

Qué bonita tu sala roja roja roja rojísima. Y bueno, el Bacalao Apestoso es un bello regalo de la vida. Las amigas como Sapo Vengador son también uno de los mejores acontecimientos de la vida. Qué bonito todo. Un beso y un abrazo.

Denise said...

Qué placer debe ser amiga tuya, dices cosas hermosas de tus amistades!!! :-)
Me ha pasado alguna vez eso de los clicks instantáneos, es hermoso.
Un besito, por cierto, esa sala está genial, me encanta el color.

es mi nombre Berenice said...

María, no tengo el placer de conocerte en persona, pero si invitas a Mr. Gonx al jolgorio inaugural, invítame a mí también. Ya si me siento rarita, podré correr a sus pachones brazos.

¡Qué bonita sala!, muero por tener un trabajo digno y decentemente remunerado para comprarme una sala chick... aunque primero tendría que salirme del terruño materno, y eso me da cus cus.

Bob Guijarro said...

Hey, te tengo una anecdota curiosa... bueno, luego te la cuento por que es too private para andarla propagando asi nomas...

Bob Guijarro said...

PD: La anecdota tiene que ver con la direccion de tu blog, el "llamame-bombon"...

Negra said...

Me encanta la sala!!!!!!!!

María said...

Nadal, en efecto, ha sido una gran fortuna, (ya te va tocando constatarlo). Abrazo fuerte.

Miss Neumann, besos para tí. Te extraño.

Sapo Vengador: ¡Qué viva!

Humanware: no es por presumir, pero la sala está RE cómoda, JA. El Sapo Vengador debe su apodo a amigos de la primaria. El calificativo se lo puse yo dadas sus cualidades de súper héroe. Y Bacalao Apestoso tuvo a bien inventar su propio nick después de recetarnos Peter Pan en repetidas ocasiones. Así que la puntada es toda suya.
Te mando abrazo contento.

Nacho, ¿cómo crees? ¿nunca viste Peter Pan?

Señor G: Vamos poniéndole fecha. Será usted invitado de honor para la colocación del pez tlayacapanero. ¿le parece bien? Besos de vuelta para usted.

Daria: entre tesis y viajecillos intempestivos ya fueron muchos días y muchos pretextos. ¿cuándo vienes a conocerla? ¿o esperarás al jolgorio inaugural oficial? Entretanto, van besos muchos para ti.

Denise: gracias por tus palabras. No sé si sea exactamente un placer ser mi amig@... sé que quienes ocupan ese lugar en mi vida tienen mucha importancia en ella, y me conmuevo siempre que lo reconozco. La sala, a tus órdenes, bonita. En cuanto te decidas a visitarnos por acá, avisa para poner las chelas a enfriar y musiquita ad hoc. Besos y qué bueno leerte por aquí de vuelta.

Berenice: ya estuvo. si habrá jolgorio inaugural, sí invitaré a Gonx y por supuesto me dará harto gusto que vengas tú también. Sobre salas y terruños propios... aguanta, ya llegarán. disfruta mientras lo que hay que, aunque no lo creas, a veces se extraña. Abrazo.

Boooob: Cuéntameeeee! ¿¿o cómo será que me entere de la anécdota curiosa??

Negra querida: a tu disposición, de verdad. Anda ven, ven a conocerla en persona ;) Besos.

Negra said...

La verdad es que con tanta invitación para visitar aquellos lares, ya como que me ando animando a darles una visitada... eso sí, yo invito las chelas y los tacos!
Besos.