Friday, July 27, 2007

Unos hablan y otros no

A mi Ex Roommie Consentida le hablan los libros.
Al Honorable Sapo Vengador, los animales.
A mi me habla la música...

Pero El Cineasta, que me vuela la cabeza en noches enteras de conversaciones y comparticiones varias, ese no me habla.

Y yo, en frecuentes ataques de ansiedad, ya creo haberlo hecho todo mal...

Quizá no debí enamoriscarme de un objeto de estudio (dicen que no es ético, chingao), quizá no debí charlar con él más allá de la entrevista profesional, ni escuchar todo eso (tanto) que tenía que decirme, ni entusiasmarme con que me compartiera los ires y venires de sus historias; desde luego, no debí sonreír cuando me contó que había terminado con su novia y jah, que no le dolía ni poquito (menos mal que él no me estaba viendo en ese momento), tampoco debí emocionarme la primera vez que se nos fue toda la noche sin darnos cuenta en volarnos la cabeza, ni la segunda, ni cuando me regaló el libro que le dije que habría querido leer hace muchos años, ni cuando me dio entre sonrisas (lo sé aunque no las viera) un montón de certezas que me dibujaron una sonrisotototototota que me duró un par de días... o un poco más. Tampoco mucho porque el tiempo y los trabajos y los viajes no nos ayudan nada... o no me ayudan a mi... diablos, ya no sé.

Creo que la parte buena de esto es que no me arrepiento de nada, aunque no haya debido.

8 comments:

magdalena said...

María,
Objeto de estudio que se convierte en el objeto de afecto; estamos estudiando el área equivocada o afectándonos sin objeto? Te dije que este post iba a ser difícil de comentar... sea como sea, ya lo sabes, right with you every step of the way.
Un abrazo loca!
pd. ¡te juro que sí me hablan! grrrr!!

ElPoeta said...

Mi querida María, hace tiempo que no te visitaba y me alegro de hacerlo porque me gusta lo que leo. Sobre esas cosas no puedes pretender tener control. Suceden y ya está. Bendito sea el amor. No te arrepientas nunca de haberte enamorado y olvida esos supuestos principios éticos que nunca podrán mandar sobre tus sentimientos. Besos,
V.

elisa said...

pues no, eh, si te arrepentías de algo yo sí te andaba pegando. francamente yo a estas alturas del partido casi ya no creo en la palabra arrepentimiento (como si tuviéramos tiempo para andar perdiéndolo en eso, maría, por dios).

te mando besos y abrazos

Exenio said...

El ayer ya se fue, el hoy es una dicha, mañana, el mañana.. bueno, ese es otro día que aún no conocemos.

Lo que no se vale es arrepentirse; lo correcto, en el mejor de los casos, es recordar esos instantes y tener presente lo "bueno" de ellos y, lo malo, también, pero ésto último sólo para el caso de tratar de no volver a incurrir en él (en lo que no nos gustó).

Miss Neumann said...

eso te pasa por no verme y oir mis sabios consejos, que no tienen nada de sabios, al contrario son malisimos; pero por lo menos veme!

usted no quite el dedo del renglon! los hombres estan locos...

Real de lo virtual said...

¿corte a...?
Esa sería la pregunta

Indigente Iletrado said...

Ay.

Yo pasé por todo eso que no debí haber hecho, todas esas pequeñas cosas que culminaban en una sonrisota boba.

Ahora ella se fue. Ains.

Bob Guijarro said...

Y al final, pensemos que nuestras historias estan construidas en "no debi haber dicho, hecho, pensado, etc., eso (y/o con eso)". Y lo mejor es que no nos arrepintamos. ¿Por?, easy, de lo bueno aprendemos y de lo malo, tambien, a no repetirlo o, en su defecto, a aplicarlo en los casos necesarios. Pd: La cancion de la que te hablaba en mi pasado comment, se llama "Every Little Thing She Does Is Magic" y la canta... The Police!!!