Tuesday, December 23, 2008

Debo, no niego... Pago, va.

La noche del domingo pasado tuve un malviaje. Pensé que me iba a morir. Hace un par de semanas murió la mamá de un amigo querido en un accidente de carretera y eso ha de haber influido en que no pudiera sacar de mi cabeza la idea de que la siguiente vez que manejara en carretera, para lo que faltaban sólo unas horas, tendría un accidente del que no saldría viva.
Primero me extrañó la insistencia del pensamiento, después me asustó mi tranquilidad y al final me imaginé y concluí que esto era exactamente lo que debía pasarle a la gente que presentía su muerte. Y entonces, por un largo par de horas, no encontré motivos para dudar que todo apuntaba a mi irremediable fin: desde las emociones a flor de piel exaltadas por una noche negra —negrísima— y serena que sirvió de escenario para el quisquilloso repaso de mis historias y sus personajes, hasta los mensajes del fuego en la chimenea de una casa ajena y las reservas de una cama que desconoció a mi sueño.
Hoy, mientras más lo pienso, más me convenzo que esa noche (o a la mañana siguiente, pues) pude haber muerto. Porque me sentía en paz. Envuelta en una paz rarísima que nunca antes había sentido.
Y de pronto, entre decenas de clarísimas señales de que era mi última noche viva porque estaba libre de deudas con el mundo, entendí que esa liberación sólo espera, por el momento, que atienda mi deuda conmigo.
Por eso, amable (y necio y apreciado) lector, decidí no morirme en la carretera. Porque pues... ¿mejor me pago, no? Porque ya qué pena que me encuentro conmigo todas las mañanas —todísimas— y ya con qué cara me digo que no tengo...
Si lo único que no tengo ya son pretextos.
Afortunada —afortunadísima— mente.

4 comments:

ElPoeta said...

Mi querida María. hace tiempo que no te leía y lo que cuentas me suena familiar pues he pasado por algo parecido alguna vez... y no, mejor espera, que seguro te quedan cosas bellas por vivir y por contarnos todavía... Espero que este año que empieza pronto tengamos ocasión de saludarnos más. Un beso con mi cariño,
V.

Desconocida said...

También he tenido esa sensación de que el fin esta cerca, no se sola viene, y así también sola se va, solo me queda el miedo a perder todo lo que soy, todo el amor que tengo y que lamentablemente tengo que dejar,

Saluditos y felices fiestas Maria, y ya no hay que sugestionarnos, cuando nos llegue la hora, nos llegara.

Exenio said...

Antes, toma chocolate...

María said...

Poeta, qué bien que vuelves. Seguro que tienes razón. Que empiece bien —y siga mejor— tu 2009. Abrazo grande.

Desconocida, en efecto, creo que llegará cuando menos me lo espere, jajajaja, esto era sólo eso, un malviaje. Feliz año. Abrazo.