Tuesday, March 17, 2009

No alarms and no surprises II

Resulta que al cuarto para la hora la Ex de mi nuevo novio se aventó el puntadón de desinvitarlo porque se enteró de que tiene una nueva novia. Bueno, no se lo dijo así, pero en el nebuloso mundo que yo veo por estos días mi versión es ésta y es la única que cuenta, sorry. (Para esto es mi blog, nomás faltaba.)
_____________
Mi Roomie (que es lo máximo) dice que lo que me pasa es resultado de que acabo de hacer limpieza general. Tiré miles de cosas viejas, reacomodé recuerdos, remodelé mi recámara, moví los muebles, quité cuadros. Además me deshice de una agenda llena de citas para cumplir un montón de sueños ajenos que llevaba a cuestas y me hice de una nueva, medio vacía e incierta. Es de esperarse una racha de estornudos a cuenta del polvo removido, cierta incomodidad al ver las paredes vacías y las marcas que en ellas dejaron los cuadros viejos, y el abuso en el consumo del azote ahora que hay tiempo libre para pensar en razones (siempre demasiadas) que lo justifiquen.
Lo cierto es que hoy me sentí de nuevo cansada. Dudosa. Confundida. Torpe. Frágil. Triste.
Es que no hallo cómo quitar esas marcas que estorban para acomodar mis nuevos cuadros.
Es que me da miedo perderme demasiado en la ensoñación de mi colección de caleidoscopios.
Es que ayer fue mi concierto de la gira In Rainbows de Radiohead. Que sí, nos hizo el favor de regresar tarde. Mínimo trece años después del flechazo con que –cada uno de los que fuimos a verlos ayer y antier— los incorporamos a nuestro más íntimo soundtrack. Y es que a pesar del innegable disfrute, yo, predispuesta tal vez, sí sentí el desafortunado descontexto.

También es que en el setlist de mi concierto faltó No Surprises... tan conmovedora que habría sido con una lacrimosa lluvia de leds azules y amarillos.
¿Es que así cómo no me van a dar ganas de llorar lágrimas de colores?

A heart that's full up like a landfill,
a job that slowly kills you,
bruises that won't heal.
You look so tired-unhappy,
bring down the government,
they don't, they don't speak for us.
I'll take a quiet life,
a handshake of carbon monoxide,
with no alarms and no surprises,
no alarms and no surprises,
no alarms and no surprises,
Silence, silence.
This is my final fit,
my final bellyache,
with no alarms and no surprises,
no alarms and no surprises,
no alarms and no surprises, please.
Such a pretty house
and such a pretty garden.
No alarms and no surprises (get me outta here),
no alarms and no surprises (get me outta here),
no alarms and no surprises, please.

4 comments:

Exenio said...

Así, firme. Como bien lo has dicho, es tu bló y puedes tener las ganas de hacer, decir, escribir, pensar y sentir de los colores y sabores que se te vengan en gana o no.




P.S.- Sigue sacudiendo, ese insistente polvo debe entender un buen día de estos.

elisa said...

mmm, yo creo que las limpiezas son no sólo saludables sino necesarísimas, aunque haya quienes crean que no. ¿qué cosa no te he dicho ya, maría? quisiera decirte "algo" con qué hacer resplandecer tu mirada, pero honestamente, no hace falta. por una razón: porque eres una gran tipa que ya empieza a saber muy bien dónde buscar sus respuestas. por eso, yo nomás me quedo calladita, observando y esperando por si necesitas que te muestre un espejo que te recuerde tantito eso de ser una gran tipa.

te quiero y te mando besos

magdalena said...

Ya te dije, no está fácil pero sí que puedes. Aquí andamos si se te ofrece otra tacita de té ;), te quiero mucho loca!

María said...

Exenio, seguiré. Achú.
Elisa queridísima, no podías haber dicho nada que me reconfortara más. está bueno recordar que tú tienes ese espejito-espejito emergente. ¿nos vemos pronto y lo llevas a la cita?
te mando muchos besos.
Magdalena, gracias por esas sanadoras tacitas de té, por las horas de charla y confrontaciones, pero sobre todo por todo tu cariño que —lo sabes— es correspondido con creces.