Monday, January 01, 2007

Getting Old

Sí pues.
Otro año.
Hoy ha sido un día nostálgico.
Lo intenté pero no pude salir de la cama, ni de las letras, ni de la música... to pa mí, to pa dentro.
Hace muchos años que tenía ganas de estar con mis padres un año nuevo... a los cercanos les sonará increíble.
Creo que el primer año nuevo que pasé 'lejos' fue el 2000. Era novia reciente de El Artista y su familia me invitó a Cuautla con ellos. Nos fuimos desde el 25, creo. Y el 31 a las 23:50 el ojo Remi se instaló en mi carita... en medio de un ataque de dolor-cosquilla, lloraba y me reía... y las suspicacias de El Artista crecían.
El invierno siguiente, tras estrepitoso truene con el mencionado y suspicaz hombre, me di a la fuga en dirección a Madrid. Así, la llegada del 2001 me agarró con mis tíos y mi prima, cenando pato a la naranja, entre lagrimones por la reciente partida de mi otra prima. Después de las uvas y los abrazos, recibimos a los vecinos, amigos de años, y luego nos seguimos —sólo los jóvenes— a brindar por los bares del barrio.
Para el diciembre que siguió yo ya era la dulce y abnegada esposa del chico de mis sufrires. Puse mi arbolito re lindo. Decoré nuestro hogardulcehogar en total Christmas Chic y el 25 me cuadré a la tradición de mi nueva familia política: todos a brindar por el año nuevo fuera de la ciudad. Todos juntos y borrachos brindábamos, mi suegra, además de borracha estaba aterrada... por primera vez veía realmente 'perdido' a su puchunguito. Y a mi, en plena gozadera de miel sobre hojuelas post matrimonial, aún no me caía el veinte de en la que estaba metida. Feliz e inconsciente 2002.
Para la entrada del 2003 ya no era todo tan lindo. Mis padres habíanse ido a un crucero por Europa para pasar allá Navidad y Año Nuevo, con mis hermanos alosquelesalcanzóparaelplan. Obvio, El Artista y yo no fuimos... pliiiiis, si nos bastaba con amoooor. Jah. Así que tó con la familia política. Ande, por casarse. Y la suegra que se pone bien punk ese invierno. Y El Artista que la manda de puntitas por las cocas, justo el 25. Así que de retache a la ciudad, solapas. Dizque a disfrutarnos. Sí, cómo no. Terminamos pasando el año nuevo del 2003 en la casa de un desconocido —para mi— tender del histórico Bull, el afamado Mike. Solapador de cuanta peda anecdótica había en el historial post adolescente de El Artista y sus compinches. Todos pedos, todos desconocidos, todos decadentes... brindaban con sake, yagh. Yo, entablada con un vaso del tamaño de un pepsilindro que el Único Amigo rellenaba una y otra vez de absolut tonic, recuerdo haber estado realmente triste, haberme sentido francamente sola y fuera de lugar. Aunque fuera el alma de la fiesta. Aunque mis carcajadas fueran sólo como las de Garrik, un magistral reir llorando.
Meses después me divorcié. Ese invierno seguía en shock. La nochebuena hice una gran colaboración a la chimenea de la casa familiar con un montón de recuerdos. Fue mi ritual de cerrar ciclos, supongo. El 2004 lo recibí en casa de unos extraños, provenientes de Guadalajara. Había quedado con un viejo amigo periodista de "bebernos" el año nuevo. De eso nada. Fue raro. A lo sumo nos fumamos un par de toques que poco efecto nos hicieron. Mis padres, como siempre lejos, en esa idea fija de La Rubia Superior de que el Año Nuevo no se recibe en casa.
Poco después partí en busca de quién sabe qué chingados a Playa del Carmen. Así la llegada del siguiente año nuevo, 2005, me agarró allá, montada en mi macho (jaaaaah, bueno hubiera estado). Decidida a no dar mi brazo a torcer en un regreso anunciado a la ciudad. Con un noviete chacalón y malandro, que se había dado a la fuga perseguido por Dios sabe qué delitos; acosada por un mafioso de octava y amenazada por una pueblerina despechada (estaba enamorada del chacalón). Ay qué feo que estuvo. Lo único bueno fue que me adoptó la familia de La Mamá de la Cocotilla y que dulce Manolo con sus carcajadotas andaba por ahí cerca. Cómo las quiero. El Sapo Vengador, me oyó en aprietos y se fue a pasar allá el japiniuyiar. Al final se unió también La Nutrióloga, que tenía dos amigos que en su borrachera me declaraban amor total mientras tambaleábanse por la Quinta y yo pensaba: "ooooquelachinita, ¿¡por qué de estos dos no se hace uno!? por favor, que no vaya a ser éste mi destino fatal".
Para el año nuevo 2006 yo ya estaba otra vez aquí. De vuelta en el terruño familiar, después de un sustazo que nos dio Papá Doctor. Con todo, él y la Rubia Superior agarraron su patín pa la fiesta de fin de año. Corrieron al trópico y me invitaron, es cierto. Pero la verdad me entró la amarguencia y preferí quedarme. Ná de fiestas. Ná de ná. Hermanos cada quien pa su lado. Yo decidí pasarla sola, nomás conmigo, en la casa que crecí. Al final La Amistad quiso unirse a mi plan grinch. Y en realidad empezábamos a divertirnos bebiendo y diciendo babosadas cuando de repente, antes de la media noche, se fue la luz. Jaaaaaah. Vaya fiasco. Y vaya frío.

Este año se los pedí. Les dije que era importante para mi estar con ellos y estar aquí. Que los echaba de menos. Y La Rubia Superior accedió, canceló sus invitaciones para pasar la fiesta lejos y me torturó llevándome de compras el 30 para preparar la cena. Hizo una rica pierna, pidió a La Mujer de los Ojos Hermosos ayuda botanera y enchuló toda la casa. Yo se lo agradecí. Mucho mucho. Sólo quería abrazarlos y decirles que los quiero, que gracias. Aunque me vaya a dormir temprano, aunque no quiera platicar con los doctores, aunque no quiera hablar mucho ahora. Que lo que quiero sólo es saber que están aquí juntito, que me puedo acercar en silencio y recibir un cariño detrás de la oreja. Que me hagan piojito y que me soben la espalda. Nomás.

25 comments:

Daria Zen said...

Gradioso post, amiga. No por nada eres de mis mejores amigas, vaya, qué digo amiga, hermana por elección. Y yo celebro que empecemos otro año más siendo un poco más cómplices que el anterior (and getting old...together).
Besos, abrazos y todo mi cariño.

Miss Neumann said...

AMIGA, LINDO RELATO... VERÀS QUE LOS SIGUIENTES SERÀN MEJOR, POR LO PRONTO ME PROPONGO VERTE MUCHISIMO ESTE AÑO QUE YA TE EXTRAÑO...

TE MANDO MILES DE MILLONES DE BESOS

carax said...

Me gustó (como de costumbre) tu crónica, no sólo por el contenido reflexivo sino por la cadencia de tus líneas...tu referencia a Garrik me hizo sonreír (ése fue mi poema favorito muchos años). Me despido recordándote que
" el carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto, y también a llorar con carcajadas".
Saludos y un abrazo.

Gerardo Sifuentes said...

Bueno, si cada Navidad fuera igual a la anterior perdería su gracia
Gran 2007 para ti
G

Carola said...

Le explico lo que pasó con el blog de su amiga Negra... habia plagiado sus ultimas entradas del mio y fue sorprendida.
sorpresa sorpresa
extrañamente luego lo cerro. Cuando ya estábamos viendo de que manera ela solucionaba mis problemas
en fin
feliz año año año nuevo

Nacho said...

Hermoso post. Soy (también este año) fan.

ciclista said...

Yes I look really old!

Saludos desde Finlandia!

Bob Guijarro said...

Que te puedo decir. Sólo que yo creo que lo mejor de un año viejo o nuevo es pasarlo en paz, contigo y con los demás. YO, por lo pronto, te deseo sólo lo mejor: mejor año, mejor forma de amar, mejores sueños, mejores formas de cumplirlos, mejores actitudes ante la vida (lo cual creo imposible ya que, una vez más compruebo que eres, simplemente, genialmente increíble). Te mando uno de mis mejores abrazos (de colección, eh?) y ante la imposiblidad de decirtelo de frente, como debiera ser, te expreso mi admiración, mi cariño y mi total "FAN-IDEZ" para este año que entra y los miles que espero poder seguir compartiendo y compartiendo-te.
Un beso tronado, de esos de señoras popoff pero el mío sí, MUY sincero.

Julio said...

Hace años que no pasaba Navidad con mi familia (ni hablar del año nuevo)... pero este año fue genial, a veces hace falta la familia.

Una cosa es segura: es toda una aventura estar contigo un 31 de diciembre.

Un beso

Mr. gonX said...

Estoy completamente mudo. No sé ni puedo decir nada. Yo creo que lo único más o menos atinado que puedo decir ahora es Felicidades.

Felicidades por ser, felicidades por estar, felicidades por dejarte sobar la espalda y por dejarte hacer piojito.

Felicidades también por tus tremendos ovarios que hoy, más que nunca, admiro.

Algo traen los años nuevos que nos hacen reflexionar y autocuestionarnos tantas cosas que, tal vez, debimos habernos cuestionado en su momento y no al final del año, pero de todos modos la reflexión se agradece y más aún cuando pega de rebote y hace carambola en el corazón de quien lee.

Grandes besos y largos abrazos.

Bridget Jo said...

uy qué fines estos... por lo pronto el segundo de conocernos y de prometer reinventarnos una vez más. a este punto no sé si lo logramos pero convencida estoy de que hay algo de eso. te quiero. gracias por estar en el desamor del año pasado y en el de éste y espero en los que vengan. total, si ya hasta aprendí a quitar las manitas!

:: ritalin :: said...

AAAAAAgh, yo cumplí 30 hace 1 mes.
Crisis treintañera, que le dicen.
Salu2. Me gustó mucho tu blog.

AMC said...

Me encantó el post. Hace poco que te visito pero ya me puse al corriente desde el inicio, vengo de donde Bob. Solo paso a desearte feliz año y todo lo mejor para el 2007. Beso y abrazo

El Sapo Vengador said...

Estimada princesa de las cuatro letras.... Por no escribirte lo que estas pensando...
en el calendario maya, el año termina el 25 de julio del 2007. Propongo vinos con ensalada de zanahoria.
En relacion al calendario gregoriaaanooo.....QUE VIVA LA PESTAÑAAAA!

FYI: segun los calculos..U R
NOCHE RESONANTE

María said...

A todos, muchas gracias por pasar, por su tiempo, por su cariño y su buena onda.
Daria, Miss Neumann, Nacho, Bob, MiGoncs, Jo y Dulce Sapo Vengador, los quiero un chingo.
Carax y Gerardo, una grata sorpresa que pasen por aquí. Les mando un abrazo fuerte y espero seguirnos leyendo.
Ciclista, Julio, Ritalín y Amc, aunque no tengo el gusto, les agradezco que pasen por acá. Prometo corresponder la visita a la brevedad. Esta es su casa, abrazo y feliz año.

Carola, me cuesta trabajo creer lo que dices. Ojalá pudiera conocer tu blog para constatarlo. Feliz año para tí también.

Indigente Iletrado said...

Dudo que tus años mejoren. Por lo general los años que vienen suelen ser tan malos que nos hacen añorar los que recordamos entre brumas etílicas. Que enfermo.

Pero sin patologías no serían realmente fiestas familiares. ¿Qué te trajeron los Reyes?

Oye, me agradas.

Totolalo said...

Mhrhrhrgrhrhg, tu blog sabe a burbujas agridulces.

María said...

Indigente, no le hagas.
En fin, no hay manera de saberlo. Lo comentamos en unos años, ¿cómo ves?
Los Reyes no me trajeron nadita, ni un kilo de carbón por mala. Bu. Tal vez la voluntad de ahora sí hacer dieta, jaaaah. También te cuento luego.
Por lo demás, lo mismo digo y te mando abrazo.

María said...

Totolalo, ¿como los SeltzSoda? Tons está rico, ¿no? Jaaaaah. Bienvenido.

Gaby said...

Es la primera vez que te leo, y esto me conmovio muchisimo. He pasado los ultimos 6 años nuevos practicamente sola y muuuuy lejos de todos los que me quieren.
Que ganas de que quieran hacerme piojito de nuevo y sobarme la espalda, que bastante me duele por tanto peso de culpas y desilusiones que tengo cargando.
Gracias Bombon

Real de lo virtual said...

Buenos y malos, las noches de año nuevo y navidad se quedan en la memoria.

Deberíamos cambiar la fecha como Don Gato y festejar navidad en el verano.

Feliz año chica bombón

María said...

Gaby, al contrario, yo agradezco tu visita. Eres bienvenida por aquí cuando quieras. Saludos y buen año para tí y para tu bebé.

María said...

Real, yo no sé si es que ya van muchos, pero hay varios de los que no me acuerdo... bu.
El Honorable Sapo Vengador tuvo tu misma idea, y tendremos un festejo especial en junio... creo que se va a poner bueno, te cuento.
Abrazo y muy feliz año para tí también.

Karina said...

Paseandome por aca, padre post, el recuento a veces nos da numeros rojos, pero la vida no puede ser tan perra SIEMPRE no crees?? Al rato viene lo bueno

María said...

Karina, pienso como tú, que está ya por venir lo bueno. Aunque en realidad si lo analizo un poquito más, la verdad malo-malo, loquesedice malo, no ha estado. Bienvenida.