Wednesday, March 22, 2006

Y al final, nada nuevo

El lunes fue día de evasión, la verdad.
Había que entrevistar (quién me manda a ser proactiva) a una Internacionalmente Reconocida Banda Chilanga (que recientemente fue invitada nada menos que al show de Jules Holland en Londres) cuyo label manager afirmaba que ese día y sólo ESE DÍA podían acceder a la entrevista ("porque tienen compromisos, giras, ensayos... tú sabes" - No, yo no sé. Yo tengo una vida normal y no sé de giras y ensayos. Sé, si, que este puente me caía como anillo al dedo para descansar un poco la intensidad del último mesesito... Pero en fin, ese no es el tema).
So, en medio de una ciudad vacía por el fin de semana largo que uno no sabe si agradecer al equinoccio de primavera o al honorable Bomberito Juárez, me dirigí al lugar de encuentro sin más ánimo que el de salir un poco de mi esfera de impotencia y azote.

La Editora Asociada amablemente accedió a llevarme una grabadora prestada, la de El Editor. De paso, dijo, se distraería de su depre acompañándome mientras yo realizaba la entrevista. Así que nos vimos desde antes, charlamos, fuimos por un cassette y nos sentamos cómodamente a esperar que llegaran los músicos. Ella comiendo torta de tamal, yo mirando con nostalgia al hurón de un vecino de banqueta.

Fue muy agradable el reconocer el rostro del primero que llegó a la cita: El Saxofonista, conocido en el bajo mundo musical con el apelativo despectivo que se les da a los árabes en España, aunque claro, a él como es un buen tipo, se le dice con cariño y hasta en diminutivo. Yo lo conocí hace como 8 años, porque durante un breve período de tiempo toco en la banda de ska punk de El Novio Prohibido. No sabía que recientemente se integró a la Internacionalmente Reconocida Banda Chilanga poseedora del mérito suficiente para sacarnos de la cama la religiosa mañana de un lunes de puente. Lo bueno es que al final valió la pena: además del grato encuentro con El Saxofonista, acompañado de rica plática de cinito y remembranzas, estuvo interesante la entrevista, saber de esas giras por Europa y Oriente Medio, de cómo han logrado posicionar sus canciones entre públicos de hablas tan distantes de la hispana, del reconocimiento de músicos como Peter Gabriel (que les grabó su más reciente CD bajo el sello Real World)... Tanto El Vocalista como El Baterista también estaban en muy buena onda y la entrevista fluyó relajada.

Al terminar me dirigí a la editorial a hacer algunas llamadas pendientes, sin éxito, claro. (La única violadora del sagrado puente era yo). En eso estaba cuando llamó la Doctora Ilustre, esa gran amiga que vive en Madrid pero que está pasando una temporada larga en nuestra ciudad, para invitarme a su casa. Aunque al principio yo andaba desganada, dulce Daria Zen me convenció de que tal vez sería bueno: las tres juntas, como en los viejos tiempos, reunirnos a arreglar nuestros nuevos mundos... Pensando también en que no era mala idea que me distrajera y tal, terminé yendo. Es increíble cuán reconfortante puede ser compartir tiempo, dudas, sozobras, alegrías, consejos y abrazos con estas hermanas por elección que me he conseguido.
Y claro, como era de esperarse después de meses de no vernos, la plática se extendió hasta entrada la madrugada. Salí de ahí cerca de las 4, con un frío condenado y una pereza indecible de sólo pensar en el largo trayecto a mi casa.

Llegué y nada nuevo. Como siempre, no había nadie. Así que sin nadie que me ayudara a seguir con la evasión tan exitosa del día, decidí dormir muchas horas para incubar felizmente al bicho que hoy me tiene con algo de fiebre y un dolor de garganta bastante molesto.

16 comments:

Negra said...

Habrá que cuidarse muy bien esa garganta. Así ando yo también, con una fiebre terrible gracias a la nevada que nos cayó por estos lares. En fin, hay que guardar mucho reposo amiga, ah, y mucho té de canela.
Un beso con vaporub!

Daria Zen said...

Y yo soy tu grupie, eh...Ah, por cierto, te mando a tu correo la foto del bombón aquel que toca con la Banda Internacionalmente Famosa (o como la nombraste, pues). No te olvides que tú la tomaste. Y cuidate, cariño, esa che gripa. Puedes empezar por taparte bien al salir de madrugada, eh.
Besos

Mister gonX said...

El hurón te contagió. Estoy seguro.

Miss Neumann said...

yo le echo la culpa al saxofonista, ese se ve que incuba viruses...

Cuidate muñeca...

María said...

Negrita: compañera febril, lo del reposo queda descartado. Pero prometo compensarlo con grandes cantidades de tè de canela segùn tus sabias recomendaciones. Va otro beso sanador para tí.
Daria Zen: jaaaaaaaaah, grupie, ¡qué cosa! No me olvido de haber tomado esa foto, cómo va a ser. Pero no me ha llegado, ¿ya la mandaste? Abrazo.
Mr. G: Lo dirás de chía, pero es de horchata, como diría mi abuelita. Los hurones sí que contagian gripas, y se contagian de las de sus amos. Lo sé porque yo tuve uno alguna vez. En fin, en esta ocasión creo que no fue él el culpable porque no nos acercamos mucho.
Señorita Neumann: ¿tú crees? pues sólo que trajera los bichos en las rastas porque por lo demas se veía sanito. Chale, uno ya no sabe. Gracias, me cuidaré, prometido. Te mando besos.

Vinnie Terranova said...

Despues de todo no suena tan mal el dia, o si?

Que te mejores :o)

Mister gonX said...

Entonces tómate un caldito de pollo.

María said...

Humanware: no, no estuvo mal. Gracias.
MG: ¿como diría la tuya? jaaaaaah. okei.

jo rivera said...

bien por ese lunes, no? total, al menos salimos de nuestras respectivas casas que parece que nomás nos roban la energia. y yo, por mi parte, amplie mis, de por si bastante estrechos, horizontes musicales. ja. (digamos que el vocalista feo feo no es jajaja)

Negra said...

¡Pero digan quien es ese tan famoso grupo!

Manuel Dávila Galindo Olivares said...

Hoy dijo una amiga que era muy chido vivir solo.. aún tengo mis dudas.

Nacho said...

Prefiero los perros a los hurones...

María said...
This comment has been removed by a blog administrator.
María said...

Jo: no, no es feo... ¡qué va a ser feo!
Negra: jaaaaah, es "secreto" editorial, supongo. pero ya te enterarás.
Manuel: Sí es chido, sólo que al principio es difícil... luego hay además momentos en los que uno anda especialmente vulnerable y se azota si además siente que las paredes de su casa se le vienen encima... Lo que es seguro es que te puede hacer una mejor persona si lo agarras por el lado amable.
Nacho: yo tenía a Sax (hurón) y a Gala (perra). Se llevaban re bien. Los hubiera conservado a ambos si no hubiera sido por situaciones adversas... bu. En fin.

Negra said...

Acaso pasó un twister por este blog? Ayer pasé a visitarte y había un soberano desastre! Parece que ya está todo bien.
Besos Maria.

GARGANTUA said...

No era gripa, por que no andabas agripada, yo creo que era gripe por que si andabas agripeda.
compra dos tarros de vick vaporub y frotate el pechito.
aliviate.