Sunday, June 22, 2008

Sobre profesiones, inconformidades y otras obsesiones

Sobre profesiones y eso... ésta es la parte de ser periodista que nunca me gustó. Odio las conferencias de prensa. No me cae bien haber tenido que levantarme a las 4 de la mañana para venir a una a Mérida. Esto de juntar a un bonche de gente para que divulgue lo que otro quiere, me pone medio malita. Seguro tiene algo que ver con la reticencia que me provocan las imposiciones. Nada nuevo. Es así, me puedes convencer por las buenas de lo que sea, pero si intentas imponerme cualquier nimiedad ten por seguro que me pondré punk, lo siento, no lo puedo evitar.
_______

Mi mamá contaba mis 33 (y otros 2 hijos) en el primer recuerdo que tengo de ella. No me dejaba ir a casa de la vecina que quería festejarme mi tercer cumpleaños. De La Rubia Superior sólo recuerdo esa restricción, pero no recuerdo su imagen, su cara. De ese mismo día, sí tengo en la memoria imágenes de Mi Mejor Cómplice.
_______

Llegué al Centro de Convenciones a las 8. Pasan de las 10 y la presentación-conferencia nomás no empieza... y ya me quiero iiiiiir (berrinche, con pataditas y todo).
Los periodistas chacoteros ya se hicieron 'amiguis'... son como 5 y ya apañaron, obvio, la mesa más cercana al buffet de bocadillos rascuaches (y café quemado) y a las 4 chiquitas de carcajada fácil de la comarca. La verdad, ellos vistos de lejos no parecen ni graciosos ni listos, y sin embargo, ellas sueltan intermitentemente escandalosas risotadas en estampidas de mal gusto. Ellas, desde luego, tampoco parecen listas. Eso lo explica todo.
_______

Por fin entramos. La presentación está lejos de ser una conferencia de prensa, hay como dos mil invitados. Vienen gobernadores de otros estados y todo. Es a lo grande grande, vamos, con pantallas de leds y orquesta sinfónica.
_______

La gente está realmente emocionada con que esto vaya a pasar. "Esto"meaning el concierto de Plácido Domingo en Chichén Itzá. Están bien orgullosos. Debe ser también una onda medio provinciana. Pasan cosas que ya no pasan en la ciudad de locos donde vivo. Por ejemplo: llega la gobernadora y todo el mundo se pone de pie, como cuando los novios recorren el pasillo de la iglesia en una boda. En DF si alguien se levanta cuando llega Ebrard es para gritarle mentadas o aventar huevazos.
_______

Edith González, después del 'escandalillo' de la paternidad de su hija aceptada por Santiago Creel, está aquí como maestra de ceremonias del evento y ahora resulta que ya no es rubia, sino que va por la vida de brunette. Como Carrie Bradshaw que en Sex and the City decidió cambiar de look para que ya no la reconocieran después de que la plantaran en su boda y de salir en una edición de Vogue que balconeaba el plantón. Con la diferencia de que a la González ni le prometieron boda en la que la pudieran plantar, ni la sacaron en la Vogue (a lo mucho en Caras).
_______

En la última fila de la orquesta hay un chico guapo que toca algo así como el trombón y comenta divertido con su colega de la derecha mientras los presentadores —también está Juan Ferrara— dicen que el concierto de las mil columnas..., que Plácido Domingo: el mejor artista de todos los tiempos (y yo pienso qué exageración)..., que el escenario Chichén Itzá: maravilla del mundo mundial... Y de pronto casi sin darme cuenta le cambio al Discovery Channel y de ahí paso al recuerdo de mi luna de miel en la Riviera Maya. El Artista y yo, con sede semanal en Playa del Carmen, rentamos un tsurito para recorrer la riviera a capricho. Uno de los míos era, desde luego, ir a Chichén Itzá a conocer el Cenote Sagrado. ¿Por qué? Porque de chavilla, cuando tomaba ballet, me pusieron una coreografía cuya historia era la de una doncella virgen que iba feliz al sacrificio de aventarse al Cenote Sagrado de Chichén Itzá. No, no sé quién la inventó ni qué se metió para hacerlo. La cosa es que yo entonces me lo tomaba muy a pecho y luego, mas crecidita pues me dio curiosidad conocer el mentado lugar. Ese día paseamos con toda la calma del mundo, tomamos fotos, subimos a algunas pirámides, vimos al Chaac Mol, entramos a alguna tumba estrecha y húmeda, vimos en ella arañas espantosas y se nos fue el día en eso. Sólo nos faltaba el cenote y cuando le recordé a El Artista que había que verlo antes de irnos, salió con que, ay chaparra, ya vimos muchos, ha de ser otro agujerote como los demás, ¿no? igual tantito más grande, pero lo mismo al fin y al cabo. Y nos fuimos porque ya empezaba a llover. Y yo que alguna vez en azote adolescente fantaseé con el suicidio digno y glorioso en el que me aventaba a ese, no a otro, a ese cenote que sigo sin conocer.
_______

Ahora sólo me aventaría al trombonista. Sin virginidad ni inocencia que ofrecerle.
_______

En el cartel del evento aparece Plácido Domingo con el pelo castañísimo y apenas unas canas en sienes, barba y mostacho. Pero en el video que nos acaban de poner —que debió grabar hace unos días para esta presentación— sale con una cabellera blanca que le queda bastante mejor a sus años.
Dudas:
a) ¿Se pintará el pelo para el concierto?
b) ¿De cuál color?
c) ¿Estará muy mal preguntar eso en la sesión de preguntas y respuestas para prensa?

8 comments:

Exenio said...

Nop, a fuerza nada...

Distinguir risotadas "huecas", es toooda una experiencia...

Para "sacrificios", azotes de juventud y más, un día deberías pasar por mi blog ...V_V

(mmm... se me antojaron unos panuchitos en Eladio's ---todavía existe???---)

ElPoeta said...

Amiga, me alegra ver que vuelves a escribir en tu blog después del tiempo. Yo también odio las imposiciones... y los madrugones más todavía. Un beso,
V.

Bob Guijarro said...

Mil besos te mando yo. Vive. Vive y ríe, distinguiendo las risas huecas y la gente hueca que las hace sonar. Un abrazo. Guess what?, es oficial, el cambio de residencia es inminente. Te mantendré informada.

Anúnciese aquí said...

Creo que eso de ir a Chichen Itza y no ver el cenote sagrado es algo común (si te sirve de consuelo).

Saludos!

La prieta linda said...

Vi todo, todo lo vi. Será porque de éste lado yo soy culpable de organizar conferencias de prensa? Pero es un trabajo honesto con el que me gano el pan de cada día.. pero si que es una mamarrachada de chamba.
Oye no llegastes a los mezcales!
Y.. se me revivieron las memorias del Sur Este mexicano.
Saquen el tequila!!!!
te quiero

María said...

Exenio, no tengo idea, no salí del centro de convenciones hasta que un autobús me llevó de regreso al aeropuerto.

Poeta, a mi me alegra que pases y leas por lo menos el primer párrafo. ;) Un abrazo para ti.

Bob! tons estarás acá ya de fijo??? qué bien, a ver si por fin se arma el cafecito. Mientras te mando un abrazote.

Anúnciese aquí, ¿en serio? bueno, no me hace sentir mejor al respecto, la verdad, aunque me garantiza que encontraré suficientes opciones a quienes convencer de ir a conocerlo... eventualmente, no?

Negra linda, nop. No llegué, me puse de recuerdos y de historias hasta las chanclas con un amigo al que quiero mucho. Lo siento. Pero me apunto próximamente. No es promesa, es amenaza. Yo también te quiero.

Palbo said...

Si decís que esto es un comentario, no estás capturando su esencia.

Si decís que esto no es un comentario, estás ignorando los hechos.

No se puede decir con palabras, y no se puede decir sin palabras.

Ahora, rápido, decíme qué es.

itat said...

Una aclaración...estaría bien que se informen antes de hablar demás...Edith González no se cambió el color del cabello por gusto, ni por capricho, ni para ocultar nada. Se cambió el color del cabello porque protagoniza la Telenovela Doña Barbara en Colombia, y obviamente no puede estar de guera para representar el personaje de la Doña, que anteriormente hizo María Felix en el cine.
Saludos desde Argentina

I Wanna Be Bad
http://es.youtube.com/watch?v=IE6Ky1YgTcA