Sunday, January 08, 2006

Pero fue sin querer queriendo

Uy.
Siento haber creado tanta expectativa.
En realidad no pasó gran cosa.

Llegué a la despedida de European Producer tarde porque me llevó tiempo encontrar una buena dosis de cinismo. Entré rumiando repetidamente el mantra de Seguridad y Simpatía (of course) de la mano de Honey Bunny, que me prometió cuidarme (de lo que fuera, una jeta, un guamazo, una corrida, una escenita, otro beso impertinente de El Abogado, un bofetón de su Noviecilla Bienvista, etc.) No sé si me lo imaginé o ella me vio con recelo inicial, pero un cañonazo de seguridad y simpatía la hizo bajar la guardia. El Abogado, cinical master, me saludo cariñosito (¿por qué no?) mientras su chica observaba con una sonrisa (váyase a saber qué tan real) a la segura y simpática mejor amiga de su querida cuñada.

Por lo demás todo transcurrió sin sobresaltos, hasta que llegó la mamá de European Producer, quien se asomó a la cochera para recibirla y al ver su cara entró en chinga a decirme:
-Híjole, creo que viene de malas. Mejor que no te vea. Cuando yo te diga corres al baño.
Yo pensé, "pero si traje todo mi cinismo! estoy preparada, no hay pedo. Además Honey Bunny me defiende y la Chica Pupilas de Gato trajo una máscara del Santo por si hiciera falta..." Pero no terminaba de pensarlo cuando European Producer dijo, "¡Corre al baño! ¡Ahora!" y desaparecí. Si, olvidé simpatía y seguridad en un instante. Corrí al baño. Ya le sacaba a la escena, la mala cara, el reclamo, la cagotiza o la corrida, es cierto. Pero me la hubiera rifado si no hubiera sido por la cara de agobio que puso European Producer.

Me acordé de La Rubia Superior cuando se ponía bien punk. Una noche me cachó llegando a la casa con un Novio Prohibido. Creo que acabábamos de empezar a andar (no obstante que La Rubia Superior me había prohibido que este hombre fuera siquiera mi amigo). Afuera de mi casa detuvo su cochecito negro y me dio un tierno besillo de despedida. Cuando volteé, vi a La Rubia Superior en la puerta. Estaba hecha una furia. Y yo aterrada. El Novio Prohibido dijo "Tranquila, no pasa nada ¿quieres que me baje? Yo hablo con ella." No lo dejé, le dije que se fuera. Sabía que de haberse bajado, La Rubia Superior tal vez hasta lo hubiera abofeteado (porque él además era un insolente nato ¡wow!). Tras eso sigueron 4 años de noviazgo clandestino, tiempo en el que hice al chico en cuestión correr a esconderse infinidad de veces y sentirse mierda cada que cuando pasaba por mi o me llevaba de regreso a mi casa yo reclinaba el asiento hasta atrás para que nadie de mi familia me fuera a ver con él, o cuando simplemente quedaba de verlo afuera de casa de Honey Bunny para que ni pasara enfrente de mi hogar, o cuando le pedí que se cambiara el nombre para llamarme por teléfono.

Y lo amaba condenadamente, de verdad. Pero tenía mucho miedo. De que lo trataran mal, de que nos separaran, de la desaprobación y rechazo de mis padres... pero sobre todo de ver a dos personas que quiero y respeto enfrentarse y lastimarse.

Por eso entendí a European Producer y por eso corrí al baño y me quedé ahí 5 minutos en lo que la señora se subía a dormir. Pero por primera vez, entendí también a aquel Novio Prohibido. Qué pinche se siente.

Luego salí y todo siguió normal, a mis amigos de la universidad en efecto les hice la noche con la tensión previa, la carrilla que me echaron todo el tiempo a propósito del entuerto y el flojo remate de mi súbita desaparición (ni cuenta se dieron, cuando voltearon yo ya no estaba). Whatever.

Por eso les decía al principio de este post que en realidad no pasó gran cosa. Sólo pensé dos cosas, una, que cuando tenga hijos no quiero que me tengan miedo, ni a mi, ni a mis exabruptos, ni a mi rechazo, ni a que yo no quiera a alguien que ellos quieren. Y dos, que me duele haber lastimado tanto a aquel Novio Prohibido. Después se puso a mano, el cabrón, jajajaja. Pero chale, nunca medí el daño de cada gotita de desaparecetolina. Sorry, sorry, sorry. No lo vuelvo a hacer.

8 comments:

Nacho said...

Esa es pariente de la Chiquitolina?

jo rivera said...

que bonito ese final! pero yo insisto, mi querida señorita bombón en que te faltó cinismo. porque al final los grandulones lo son en cuanto el otro siga corriendo a esconderse al baño. y si se necesita una bofetada, pues bienvenga por defender el orgullo, la simpatía, la seguridad y la ganas de decirle al mundo "así soy y qué!". te lo dice una que de malas caras, refunfuños y murmullos (a veces no tan discretos) por detrás le ha vivido. y a fin de cuentas, sigue tan vivita y coleando (ésto último con singular alegría) como cuando la cacharon en el primer beso prohibido. enhorabuena por los que le seguirán.

María said...

Digamos que es la versión ojete de la Chiquitolina

nohaypoema said...

.qué onda maría. .acá actualizándome con los chismes. .saluditos. .te mando la página de mi blog. .agur.

nohaypoema said...

.maría. .mensaje de bienvenida en nohaypoema. .chaucín.

Daria Zen said...

Y bueno, es meritorio admitir que te portaste canijilla, porque así aunque sea por un momento te pusiste en los zapatos del otro y sin justificarlo, comprendiste algo de su dolor. Insisto, muy buen punto. Y no implica que uno asuma culpas que no vienen al caso, tan solo y aquì viene mi parte zen, ser misericordioso o en otras palabras empático, es buen comienzo para construir relaciones menos dispares y poquito más horizontales.
p.d. órales, ya soy de tus links...mucharacias

Novio Prohibido said...

Hola, soy el NOVIO PROHIBIDO.

Qué loco...

Ayer hace exactamente diez años, sucedió esa escena en la que la Rubia Superior nos cachó afuera de tu casa y tú no me dejaste hablar con ella.

Siempre me arrepentí.

Siempre pensé que aquella noche debí haber bajado del auto y decirle:
"Doña Rubia Superior, no se enoje. El amor no es algo malo. Sé que soy un insolente nato; que mi pinta rocker y despreocupada le ofenden terriblemente. Pero amo a Julieta, su hija, y ser Romeo es mi único pecado.

Sé que de haber podido, la Rubia Superior hubiera llamado a la policía, para acusarme de algún delito sin derecho a fianza.
Y creo que por eso no me bajé.
Pero aún hoy, después de exactamente DIEZ años, lo lamento mucho.

Así que no voy a mentir, disfruté un poquito imaginándote encerrada en ese baño, que yo también conozco, escapando de la mamá de European Producer, que también conozco, y saber que probaste una sopa de tu propio chocolate... jajajajaja.

Aclaro: no te guardo rencor.
Me caes demasiado bien para algo así.

¿¿¿Pero verdad que es de la chingada???

María said...

Verdad.