Monday, January 09, 2006

Qué cosa fea el rencor, eh

Yo tenía una amiga.
Me empecé a dar cuenta de que estaba dejando de serlo cuando empezó a no estar.
Luego cuando a mi me empezó a dar hueva pedirle que estuviera.
Meses después me dio coraje que me exigiera una atención y disposición que ella no había tenido conmigo desde hacía mucho tiempo.
Me enojé cuando le reclamé su ausencia y ella sólo atinó a insultarme.
Y, claro, me dolió.
Hoy sé por terceras personas que la está pasando mal.
Y lo siento por ella, de corazón.
Y quisiera llamarle.
Sólo no puedo.

Ojalá que sea cuestión de tiempo y un buen día no me duela hacerlo.

_______________

Ah, y del asunto de la vivienda segura...
Tras peinarme la Del Valle y alrededores todo el sábado, Bigbro llamó al medio día del domingo para darme la buena nueva de que siempre sí me puede dejar el depto de Sanje.
Esperemos que el destino no nos vuelva a cambiar la jugada (¡a poner changuitos!). Por lo pronto, mudarme esta semana: imposible. Habrá que dejarlo para la próxima.

No me hace gracia. Ayer tuvo otra aparición el Señor Don Chemo.

9 comments:

Daria Zen said...

Pues sí, Bombón, el rencor es cosa fea, y además no deja nada bueno. Se vale, sí, admitir que duele cabrón el rechazo (y trabajar sobre ello) pero no se vale quedarse instalado en el estadío del rencor. Y no por cuestiones meramente moralinas de "qué mala niña que eres, eh; no seas grosera con tus amiguitas", sino sencillamente porque el rencor corroe las entrañas del alma y por si fuera poco, los malos "humores" se graban en nuestros cuerpecitos y si no se trabajan, acaban enfermándonos. Digo, no sugiero que la cosa sea tan grave (esto entre tu amiga y tú), pero vale considerarla como aprendizaje...como todo en la vida.
p.d. gracias por la foto

Negra said...

Por salvar una amistad en veces hay que doblar las manitas. Yo lo he hecho y lo seguiré haciendo.
Gracias por tu visita.
(ya no ando tan triste, soy muy drama queen =) )

era_seunavez said...

Hola...pues, te entiendo, yo también "tenía una amiga" hace muuucho tiempo, pero de la nada terminó con nuestra amistad y me dejó de hablar...así que hice lo mismo y me costó unos añitos acostumbrarme a su ausencia y a no contar con ella...dolor? sólo duro un año de mi prepa, después conseguí muuchos amigos que valieron la pena.

saludos, espero seguir por acá :)

Mister gonX said...

Ya pídele calendario a Don Chemo, ya eres cliente de espantos.

Nacho said...

Es triste darse cuenta de que la gente simplemente comienza a desaparecer de nuestras vidas y no hay nada que lo disfrace. La falta de interés se siente aunque no lo queramos aceptar.

María said...

Si si, es muy triste.
Lo peor es querer y no poder. Nunca me había pasado. Debe ser que la quiero mucho.

María said...

che che mo

María said...
This comment has been removed by a blog administrator.
RAYDIGON said...

Cuando los amigos (as) cambian, me pregunto hasta donde eran amigos (as)...

Considerara tu amistad cuando te necesite.

Lindo blog, volvere.